info@myco.com.mx

Ni de aquí, ni de allá

Ni de aquí, ni de allá

Por Ana Loarca


Hace tanto que no escribo por el puro placer de escribir, que comenzar con las primeras líneas siempre será difícil.

Varios años han pasado desde que escribí para Myco, ellos se han transformado y yo también… Es el proceso natural de evolución o como muchos le llaman, madurar: aventuras, recuerdos, tristezas, alegrías y muchas cosas más, son las que nos hacen re encontrarnos aquí y ahora para contarles mi mayor y más grande aventura de los últimos tres años de mi vida: vivir en un nuevo país.

Mi familia siempre ha sido migrante, desde que tengo uso de razón he viajado por diferentes ciudades, ni siquiera me atrevo a recordar cuántas veces me he mudado de casa (razón por la cual odio las mudanzas), pero al inicio, yo no tenía una real conciencia de esos cambios, no era partícipe en la decisión; así que acostumbrarse a nuevos lugares, personas, costumbres, ha sido parte de mi vida.

Pero hace tres años, de forma consciente, decidí irme a vivir a otro país. Muchas son las razones que me llevaron a tomar esa decisión, al final, todos los que decidimos migrar, sabemos que la razón es la misma; perseguir eso efímero a lo que llamamos felicidad y que, por alguna razón, dejas de sentirla en el lugar donde hasta ese momento, tienes toda una vida.

Si es difícil cambiarse de casa, créanme cuando les digo que es extremadamente difícil ¡cambiar de país! Todo es un caos, por lo menos para mí ha sido así, y es la historia que les iré contando en este blog. Mis travesías para adaptarme a nuevas culturas, costumbres, conductas y mis problemas de comunicación por la gran barrera semántica del idioma, todo un proceso jaja.

En lo que hasta ahora siempre encuentro el punto de coincidencia con todos los que conozco que han tenido que migrar y dejar su hogar atrás, es que, en algún punto de la vida, dejas de extrañar tanto, pero siempre tienes esa sensación de que no perteneces ni aquí, pero tampoco allá y justo esa sensación es con la que tengo que aprender a vivir a partir de ahora.

Soltar lo conocido y abrazar lo nuevo desconocido.

¡Viva la vida! Como bien diría mi amada Frida.

.:m:.