Cuentos porno para apornar la semana

Cuentos porno para apornar la semana

Standard

Existe una oportunidad de hacer que nuestra vulgaridad cotidiana se convierta en pornografía auténtica, gracias a unos cuentos que están hechos para “leerse con una sola mano”; me refiero al libro publicado por Hugo César Moreno: “Cuentos porno para apornar la semana”.

Quizá uno de los temas menos explotados por la narrativa mexicana actual es el del erotismo explícito, o bien, pornografía. El origen de la palabra “Pornográfico” proviene del griego porne (prostituta) y de grafía (descripción), es decir, la descripción de una prostituta.

Aunque en la Grecia antigua jamás se utilizó el término, en la actualidad pornografía un conjunto de materiales, imágenes o reproducciones de la realización de actos sexuales con el fin de provocar la excitación sexual del receptor. En algunas ocasiones la pornografía (y sólo por algunos autores) puede ser considerada como manera de arte la cual expresa la belleza o ferocidad (u otros calificativos) de la sexualidad humana. Pero, en la mayoría de los casos, las voces generales hablan de esta manera de expresión como una forma grotesca de representar los actos sexuales (a pesar de que éstos, en secreto, hagan uso de ella).

Aprovechando esta posición tan variada de pensamientos, el volumen escrito por Hugo César Moreno incluye veintidós cuentos… unos largos, otros cortos, en los cuales se describe a las víctimas y victimarios de las emociones primarias, de los bajos instintos, hasta convertir un asesinato en un acto de trascendencia.

Mucha de la pornografía es la construcción entre la realidad y la imaginación, lo posible y lo fantástico del poderío sexual, tal y como el relato ¡Vaya que me acuerdo! nos lo hace recordar. De igual manera, la violación y la muerte de una niña es la oportunidad del narrador para criticar lo morboso y permisivo de la sociedad en un entorno urbano. Y así, entre los demás textos se generan situaciones en este mundo contemporáneo, donde salen a relucir los vicios y las pasiones reprimidas, de entre los cuales brotan pequeños indicios de esperanza y humanidad, que nos recuerdan la existencia del bien.

Hugo César Moreno es originario de la Ciudad de México, y éste se revela como un verdadero creador de personajes en busca de una identidad en su mundo, no obstante, como suele ocurrir en casos similares, el autor está presente en lo explícito de las narraciones, como si su ser rondara entre los cuerpos que son territorios confidenciales en donde la fantasía echa raíz.

Tal y como un manual de iniciación erótica sutil a base de testimonios sugerentes e imprevistos, los “Cuentos porno”, irrumpen en los placeres, generando así desenlaces humillantes hasta el cansancio, amores fallidos coronados por el más erótico fracaso. Todo ello enmarcado por lo estrecho de nuestra vulgaridad cotidiana, una pornografía fuera de los videos y las revistas.

Cuentos pornográficos para apornar la semana es editado por el Fondo Editorial Tierra Adentro del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Es una buena opción par aquellos que gusten de leer algo poco usual y que abra los sentidos hacia horizontes no muy comunes… los adentros más profundos. .:m:.